‘Snowboard’ y esquí: preparándose para una deslizamiento seguro…

snowboard

La seguridad se ha convertido en un punto importante a tratar en cualquier disciplina deportiva, incluso a todos los niveles, desde debutantes hasta los profesionales. El ‘snowboard’ y el esquí no escapan de esta realidad.

Así como quien se prepara para dar la mejor fiesta al estilo casino, la intención de nuestra nota es ayudarte a seleccionar un equipo adecuado que te permita disfrutar de la actividad sin poner en riesgo tu integridad física.

La gracia del esquí y ‘snowboard’ son las bajadas a gran velocidad sorteando obstáculos naturales o fabricados. Entre los peligros que puede encontrar los esquiadores y quienes practican ‘snowboard’ están: la condición meteorológica (tormentas, nubosidad, día soleado, etc), los cambios en las características de la nieve, el terreno montañoso con sus zonas peladas o sin nieve, las rocas, tocones, árboles y otros esquiadores en la zona.

Sin importar la modalidad o velocidad desarrollada, cuando te aventuras a descender un golpe en la nieve puede resultar fatal, pues la probabilidad de impactar contra una piedra oculta debajo está latente, así que llevar protección completa, es la opción más inteligente que se puede tomar.

Ahora bien, las personas pueden optar por el nivel de protección que deseen, siempre tomando en cuenta cuáles son los principales puntos: cabeza y espalda, en primera instancia; luego coxis y rodillas, especialmente en principiantes para que les ayude a amortiguar las caídas; y las muñecas, puntualmente para los practicantes de ‘snowboard’.

snow

Un buen casco protege cabeza y rostro durante la actividad. ¿Qué características deben tener?

Que sea ajustable, cómodo, que te permite respirar y que favorezca la transpiración.

“Un porcentaje muy alto de la gente que practica estos deportes a nivel turístico hoy en día utiliza casco”, explica Toti Rosselló del departamento de comunicación de la Real Federación Española de Deporte de Invierno.

En la competición el casco es obligatorio desde hace ya varios años, “es muy raro ver ya gente sin casco en una estación de esquí”.

La Federación Internacional de Esquí (FIS) tiene normativas específicas para las características de los cascos para competir, donde la seguridad es superior. Los cascos más básicos son usados en el día a día y los controles de calidad y seguridad también son básicos.

Algunos modelos del mercado traen refuerzo en la parte occipital, buena opción para cuando no se puede parar los golpes con los brazos. Es recomendable que el casco cuente con soporte para la máscara.

Para proteger la espalda y espina dorsal están las conocidas “tortugas”, especialmente recomendadas para los niños. Este tipo de protector es utilizado en prácticas de BMX o motocross pero cada vez son más comunes en los deportes de nieve. Se ajustan a la cintura y no impiden el movimiento. Los chalecos también son una opción eficiente para proteger la espalda. Aquellos con tecnología Flexagon respetan la movilidad y ofrecen protección extra en la zona lateral de las costillas y espalda.

Las caídas son frecuentes en la etapa de aprendizaje, una de las zonas que más sufren son los glúteos, el coxis y los muslos. Para evitar lesiones fuertes se puede optar por las mallas elásticas con placas de polipropileno en el coxis y los laterales de los muslos.

Algunas mallas recomendadas diseñadas para patinaje o ciclismo traen relleno en la zona de la cadera. Esto puede ser una buena opción para ‘snowboard’ y esquí también.

Por último, las muñequeras. Indicadas para hacer ‘snowboard’. Lo idea es que éstas tengan una barra de plástico de polietileno de unos 3 milímetros para evitar lesiones y estabilizar la mano en la posición natural. Se recomienda que sean transpirables para que la mano esté fresca.

Esperamos sea de utilidad la información y te prepare para una buena deslizada.

Share Button

Comentarios

comentarios

Publicado en: Sin categoría Etiquetado con: